Residencial Vivir Mejor

Una casa de compañía y cariño

Presidente Giró 2466
Tres Cruces

Vivir Mejor es un residencial atendido por sus propios dueños que prioriza el lado humano, para lograr un ambiente próspero y cálido. La dueña, Ivana, tiene más de 40 años de experiencia en el rubro y ha logrado materializar su sueño, desarrollar y contagiar su vocación por los cuidados del adulto mayor en un hogar amplio y propicio para estar a gusto.

  • Equipo vocacional especialmente seleccionado
  • Habitaciones individuales con baño privado
  • Casa grande y luminosa rodeada de verde

Una casa para vivir mejor

Una pintoresca entrada con rampa rodeada de verde y 2 pisos amplios e iluminados captan la atención desde el exterior. La casona consta de 3 zonas comunes, cómodas y equipadas, que son el punto de encuentro de los residentes, allí es donde todo ocurre: talleres, charlas y compañía mutua en un ambiente tranquilo y reconfortante.

Las gran mayoría de habitaciones tienen la comodidad de contar con su propio baño; todas muy iluminadas, ya que dan al exterior. Cada residente llega con sus pertenencias más valiosas para darle su impronta al espacio: fotos, cuadros y sus objetos predilectos son algunos de los toques personales que los acompañan.

Cuenta con un bonito parque con jardín donde árboles llenos de historia, frondosas plantas y flores reviven el espacio para disfrutar de la sombra, sentados en las mesas o hamacas. En verano, es la zona ideal para disfrutar del calorcito del sol y de las actividades.

  • 19 habitaciones
  • 11 baños privados y 5 baños compartidos
  • Parque con jardín
  • Ascensor
  • Timbres en áreas comunes
  • Cámaras de seguridad
  • Desfibrilador con personal capacitado
Actividades para todos los gustos

Para acompañar el espíritu de comunidad y recreación, contamos con diferentes talleres de estimulación cognitiva y motriz, de lunes a viernes.

El taller de música es el favorito: Pedro, un músico y tallerista, lleva su órgano, bailamos y cantamos en una instancia divertida y de integración, donde todos son partícipes, los residentes eligen canciones e incluso bailan junto a las cuidadoras.

En el taller de manualidades se trabaja la motricidad a través de témperas y lápices de colores. Dibujando y dejando volar la imaginación, muchas veces con alguna temática, como el Día de la Madre o del Abuelo. Al final, las obras elaboradas se exhiben en una cartelera.

Se realizan talleres de terapia grupal, dictados por una psicóloga que refuerza los valores de la convivencia y la participación a través de consignas como contar historias e ir conociéndose.

El cuerpo y la movilidad se trabajan con la psicomotricista, la fisicoterapeuta y en clases de Tai Chi. Se realizan ejercicios de respiración y movilidad de las extremidades, todo adaptado al adulto mayor.

En toda ocasión conservamos un espíritu festivo, así es que todos los cumpleaños y las fechas especiales son celebradas con decoración, buena música y rica comida. A fin de año o Navidad hacemos un show en vivo con mariachis o candombe, de la mano de una cuerda de tambores.

En los momentos del año más templados y amigables programamos paseos. Una camioneta nos lleva al Cerro de Montevideo, a tomar un helado, a pasar una tarde de té u otros recorridos. Así se sale de la rutina y se renuevan las energías e historias con una salida grupal.

Comida casera y sabrosa

Carnes, pastas, sopas y verduras forman parte de un menú balanceado y gustoso recién preparado por la nutricionista; todo casero y adaptado a las diferentes necesidades.

Cuando el día está lindo, se aprovecha la parrilla para asar unos chorizos. Sin duda, los residentes disfrutan de darse un buen gusto.

Un sueño de familia

Ivana, dueña del Residencial, siempre soñó con un espacio propio donde poder darle todo el amor y cuidados a los adultos mayores luego de trabajar como enfermera, en el rubro, durante años. Ahora, junto con su hija, siguen llevando adelante el sueño que hoy es una realidad y donde Ivana transmite toda su pasión y dedicación.

El equipo es especialmente seleccionado, no solo por sus conocimientos, sino sobre todo por su calidez humana. En un rubro donde no es fácil encontrar personas que tengan vocación de servicio, Ivana se ocupa de dar con los perfiles correctos para que prevalezcan el buen trato, la confianza y el amor.

Los residentes siempre serán la prioridad, y por eso se vela por un ambiente tranquilo y una convivencia solidaria, donde todos nos cuidamos y nos sentimos en familia.

  • Médico geriatra en dirección técnica
  • Enfermería
  • Cuidadoras
  • Cocinera
  • Nutricionista
006/2017
Médico en dirección técnica
Personal de enfermería
Psicólogo/a
Psicomotricista
Ambientes con iluminación natural
Habitaciones individuales con Baño privado
Habitación privada con baño compartido
Baños para sillas de ruedas
Aire acondicionado
Espacios verdes
Atención estética (peluquería, etc.)
Fisioterapia
Música
Talleres de música
Talleres de plástica
Actividades lúdicas (bingo, juegos de cartas, etc.)
Fiestas temáticas y cumpleaños
Paseos y salidas
TV cable
TV en las habitaciones
WiFi

Completá el formulario para contactarte directamente con este residencial.